En el año 1886 la hacienda fue adquirida por Eusebio Velasco Borrero, quien la conservó hasta el año 1994 cuando los hermanos Roberto e Irma Reinales Velasco se la cedieron a la Fundación Eusebio Velasco Borrero, adicionándole 10 hectáreas de terreno. El 31 de enero de 1980 la casona fue declarada monumento nacional y desde entonces ha sido mantenida por la familia Velasco Reinales, ante lo cual la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali mediante una acción popular abogó para que la hacienda se conservara como patrimonio  histórico y cultural, lo que dio pie para que el Tribunal Contencioso Administrativo del Valle profiriera en el año 2010 un fallo ordenando al Ministerio de Cultura, al Departamento del Valle y a la Alcaldía de Cali apropiar los recursos para su restauración y conservación.

Foto por Gabbo de Instituto de Cibernética Natural

Leave a Reply